Día del Traje de Gorila: King Kong vs Godzilla

viernes, 1 de febrero de 2008

Reseña: King Kong vs Godzilla

Ayer para celebrar en condiciones el Día Internacional del Traje de Gorila, decidí volver a disfrutar de la película en la que aparezca el que posiblemente sea el peor traje de gorila de la historia: King Kong vs Godzilla. Y, ya que estamos, reseñarla.

Empecemos dando un poco de información básica: King Kong vs Godzilla fue la tercera película en la que apareció nuestro monstruo favorito, y fue estrenada en el año 1962. Es importante saber que existen dos versiones de esta película, el montaje original japonés, y el destrozo la versión americana. He reseñado esta última, que es la que poseo en DVD y que acaba convirtiendo una película que de entrada era la monda, en un festival del humor.

Lo primero que hicieron los americanos cuando les llegó la película original rodada en Japón, fue cepillarse la mitad de las escenas, demasiado complicadas y orientales para el pobre público estadounidense. En su lugar, para que la película no durara la mitad, decidieron introducir una serie de escenas hechas ex-profeso, rodadas en un único plató (compuesto de una mesa, una tele, una bandera de la ONU y dos sillas) en las que un presentador de televisión nos explica lo que estamos viendo. Sí, así es, nos explica lo que estamos viendo. Es cierto que sin él cierto sector del público (los de 3 o menos años) hubiera perdido el hilo de la lamentable brillante trama, pero al resto nos produce un efecto teletubbie en el que tenemos la sensación de que nos están contando lo mismo dos veces. En la siguiente escena podéis ver uno de sus mejores momentos, en el que nos explica (con un libro de dinosaurios para niños) quién es Godzilla.

Godzilla ni siquiera es un dinosaurio.

Pero no adelantemos acontecimientos. Lo primero que nos viene a la mente nada más empezar a ver la película es su horrible doblaje (en inglés), tanto es así que lo que dicen los personajes ni siquiera se parece al movimiento de sus labios. Bueno, vayamos a la película en sí. Tras una primera introducción por parte de nuestro presentador americano favorito se nos muestran dos tramas paralelas.

En la primera, un submarino americano se encuentra con un iceberg que brilla con una extraña luz. Ante tan maravilloso hecho, el que sin duda es el listo de la tripulación consigue librarse de su estado de estupor para realizar la siguiente afirmación:

Ese brillo claramente pertenece a un reactor nuclear encerrado en el interior del hielo.

Una conclusión a la que no cualquiera podría haber llegado. Ante tal revelación, la tripulación del submarino se queda paralizada y empotra el vehículo contra el iceberg, liberando a Godzilla, que se encontraba atrapado dentro. (...)

Cambiamos de trama. En esta otra vemos como un productor de televisión, ante la peligrosa bajada de audiencia de su programa, decide hacer una apuesta arriesgada, y envía a dos de sus mejores reporteros a una isla tropical a que capturen a algún monstruo para así poder sacarlo por la tele. (¿?) Dichos reporteros llegan a la isla, dónde se ganan a los aborígenes con una radio y un paquete de cigarrillos, aunque el jefe de la tribu les dice, muy solemne:

No me hago responsable si el Dios Gigante de la isla baja de la montaña y os devora.

Estaban advertidos. Tras esto se encuentran con un terrible ¡pulpo gigante! La verdad es que en este momento uno queda impresionado, ¡qué efectos especiales, el pulpo parece de verdad! Y es que, en efecto, es un pulpo de verdad. Aquí podéis apreciar al cefalópodo en toda su gloria.

Terrible.

Se dice que el director, Ishiro Honda, acabó tan hasta las narices del pulpo (se negaba a moverse
como él quería), que tras acabar de rodar la escena, se lo comieron para cenar. Por tanto, para la realización de esta película sí fueron dañados animales.

Ante la imposibilidad de derrotar al pulpo aparece King Kong, o bueno, algo que se parece remotamente a King Kong, que le tira piedras al pulpo, le gruñe y le acojona en general. Ante esto, como es lógico, el pobre pulpo decide irse. Y es en esta primera aparición de King Kong dónde podemos admirar el que probablemente es, como hemos dicho, el peor traje de gorila nunca visto. Mirad un poco más abajo si queréis ver alguna foto. En fin, que después de esto los reporteros se las ingenian para llevarse a King Kong para Japón.

En este momento vuelve a aparecer nuestro bienamado presentador norteamericano que nos comenta cómo instintivamente Godzilla se dirige a Japón (no lo veía venir). También comenta que es vulnerable a la electricidad (¿desde cuándo?) y que casualmente King Kong es un pokémon de tipo eléctrico, así que estaría bien enfrentarles a ver quién gana. La otra alternativa para detener a Godzilla que es sugerida en la película es que los americanos lancen una bomba atómica encima suya, pero estos responden:

No, porque si hiciéramos eso destruiríamos Tokio.

Con Hiroshima y Nagasaki ya tenían el cupo cubierto. Pero... ¿cómo enfrentamos a un gorila con un monstruo que es varios órdenes de magnitud más grande que el propio gorila? Fácil: Ahora el gorila es 40 veces más grande. Problema resuelto. Qué preguntas más tontas nos hacemos.

Tras esto pasan varias cosas. El americano nos narra esas mismas cosas. Le ponen astutas trampas a Godzilla, de las que escapa tras un tenso momento del tipo ¡Oh, Dios mío, ningún monstruo gigante podría haber sobrevivido a eso! Pasan otras cosas distintas. El americano nos vuelve a narrar esas cosas distintas. Y finalmente King Kong llega a Tokio. Allí se escapa y, emulando su anterior aparición en la gran pantalla, se sube con una chica al equivalente al Empire State, el edificio más alto de la ciudad. El problema es que el edificio más alto de Tokio es un poco menos impresionante que el Empire State.

Casi le cuesta subir.

Avanza un poco más la cinta, y nos encontramos con el clímax, el momento que habíamos estado esperando durante toda la película. El combate final entre King Kong y Godzilla.

Sin Comentarios.

Y se produce uno de los combates más cutres de la historia de Godzilla (y creedme, eso es decir mucho). En este duelo de titanes juega un papel muy importante la supuesta vulnerabilidad eléctrica de Godzilla, ya que, qué casualidad, se produce una tormenta eléctrica y King Kong gana el poder de lanzar unos rayos similares a los del emperador senador Palpatine, que funden a Godzilla. Recordemos que de este poder nos había hablado antes el presentador americano.

¿Un homenaje a la escena del dinosaurio de King Kong?

Y acaban los dos en el fondo del mar. Al rato sale nadando King Kong. Godzilla no.

En la isla de los monstruos pensamos que este final es una porquería, y que es completamente imposible que el mono ese de mierda pueda ganar a Godzilla, Rey de los Monstruos.

En resumen, una comedia recomendable para toda la familia con un final deficiente.

13 cucamonas:

Lezard dijo...

Madre del amor hermoso. No he podido parar de llorar de la risa mientras leía el artículo. ¡Quiero esa película, GODER!

Marisunflowers dijo...

¿Día Internacional del Traje de Gorila? ¿Es una coincidencia que sea la misma semana que el carnaval?

En cualquier caso, me ha encantado la imagen del hombre peludo... Digo... Gorila gigante con los globitos rodeado de helicópteros.

Sir Camoran dijo...

Si es que... ya no se hacen películas como las de antes. Qué grande eso de que se comieran al pulpo y el bicho con los globitos xDDD

Sarg Bjornson dijo...

Lo que me he podido reir XDD Veo que no has perdido tu mano en la sátira con los años, Trigo XDDD

Foly dijo...

Me quito el sombrero ante el monstruo con globitos... sólo por ese fotograma te perdonaré el tremendo SPOILER que nos has hecho de tal clásico del celuloide ^^

Fonta dijo...

xDDDDDDDDD

Hacía bastante que no me reía tanto. Está en la línea de los mejores comentarios sarcásticos de la historia. Pero ten cuidado, este delito contra God-nocilla hace que te gotee veneno por las comisuras...

Me quito el cráneo ante tí!

wachinayn dijo...

Me alegro de que os guste, oh, público.

Pero el mérito no es mío. Era imposible estropear algo creado con ese material de fuente.

Por cierto, fíjate si será malo el traje de gorila que el que sale con los globos no es Godzilla (como algunos me han comentado que pensaban que era), sino King Kong.

En defensa de la película, he de decir que se concibió como una comedia a la que los americanos intentaron dar un toque de seriedad (que la hace aún más graciosa) en su montaje.

Ah, y siento el spoiler, pero es que el final es, estaréis de acuerdo, indignante.

Nihyinu dijo...

xDDDDD

Sólo eso.

Por cierto, el gorila recuerda a uno que salía en un programa de Bertín Osborne con niños y animales. Un tal Manolo. XDDD

wachinayn dijo...

Por Dios, búscame el video de ese tal Manolo y ya tenemos entrada para el año que viene.

Krysia dijo...

Dios mío... y yo creía que lo había visto todo con esos míticos bocadillos que les salían a Godzilla y Anguirus cuando "hablaban"...

Bueno, que Godzilla le da de patadas a King Kong está claro. Seguro que Godzilla se aburría ya del puñetero mono y pensó "total, como siempre me quedo en estado de semihibernación hasta que vuelve a hacer falta por exigencias del guión que vaya a Tokio a pegarme con alguien/destrozar la ciudad, le dejo pensar que ha ganado y me espero a tener un rival interesante".

Nihyinu dijo...

Aquí sale en primera fila XDD

http://es.youtube.com/watch?v=jtbJEf5nKFE

Bea-chan dijo...

XDD Por dios qué cruel... Pero es que estas cosas te las buscas tú solito, viéndote tamañas bazofias...

¡¡Tenemos que ir a ver la de Rambo para hacer una entrada similar!!

(He dicho)

Sarg Bjornson dijo...

Recuerdas Destino de Caballero, Bea? XDDD