Un verano en Camelot

miércoles, 30 de enero de 2008

Hace ya más de una década, poco antes de las vacaciones de verano, mi madre me preguntó que qué colección de cómic me gustaría leer. Para mí, aquello era algo más o menos normal, y en las estanterías de mi casa uno podía encontrar varios Superhumor, docenas de Astérix, tomos recopilatorios de Tintín, Lucky Luke o el Capitán Trueno, y montones de Don Mickey. Mi madre siempre había visto en el cómic una buena lectura, y me enseñó las cosas entre las qué podía elegir: El Jabato, El Guerrero del Antifaz, Spirou... pero yo vi otra cosa que me llamó más la atención y, aunque mi madre no lo conocía, finalmente tuvo que comprar por culpa de la tozudez de su hijo.

Así es como me hice con los tomos naranjas de Ediciones B que recopilaban todo el Príncipe Valiente de Harold Foster. Y vaya verano pasé. Reconozco que me costó un poco acostumbrarme al peinado de Val, así como al exagerado color de las mejillas de los protagonistas (culpa de la mala edición), más propios de una niña que vivía en los Alpes que de unos valerosos hombres de armas. Pero todo eso se olvidó rápidamente, y pronto me vi envuelto en aventuras a lo largo de toda Europa, persiguiendo a los captores de Ilene, defendiendo Andelkrag, perdido en medio del Mediterráneo, y surcando los siete mares con el "honrado pirata" Boltar. Me sorprendió cómo evolucionaban los personajes, cómo reaccionaban de forma creíble y lo alejados que estaban de los héroes a los que estaba acostumbrado. También, a pesar de que en ocasiones el color era malo y el dibujo no se terminaba de ver correctamente, podía adivinar el perfecto dominio de la anatomía y el nivel de detalle de Foster, algo que no había visto jamás en un cómic, y que no he vuelto a ver hasta este momento.

Había algo diferente en ese cómic. Cuando leía otros tebeos de aventuras, como el Capitán Trueno, notaba que eran algo de lejos de mi tiempo, pasado de moda. Pero el Príncipe Valiente, con veinte años más a sus espaldas, me parecía totalmente contemporáneo.

Atraído como yo estaba -como cualquier otro niño- por las historias de Los Caballeros de La Mesa Redonda y sus aventuras, ya había visto y leído sobre otras recreaciones de la Corte del Rey Arturo, pero la que más me gustó fue la que encontré en las páginas del Príncipe Valiente. Ya nunca podría imaginar Camelot de forma diferente a como me lo presentó Foster. Siempre pensaría en Sir Gawain como ese bribón aventurero, el mejor compañero de aventuras posible, y nunca se me ocurriría imaginar al Rey Arturo diferente a ése sentado magnánimo en su trono, pero temible en la batalla a lomos de su caballo.

La parte triste de esta historia es que descubrí que casi nadie había leído este cómic. Por supuesto, nadie en mi colegio. Tampoco ningún conocido cuando llegué al instituto. Y finalmente, ya en la universidad, descubrí que sólo uno de mis amigos conocía el cómic de Foster. De esta forma, apenas pude compartir mi afición por el Príncipe Valiente. Afortunadamente, siempre hay gente que se deja engañar, y otros cayeron y leyeron o están leyendo las aventuras de Val.

Tras ese verano, aún volví a releer hasta dos veces más los tomos naranjas que aun poseo. Y ahora vuelvo a visitar las páginas del Príncipe Valiente, restauradas y ampliadas, disfrutando como el primer día o más de los dibujos y el guión de este cómic. El Príncipe Valiente. Posiblemente, el cómic más grande de todos los tiempos.

"Es Flamberge, la espada que canta, quien la usa en causa justa será invencible"


Notas:

- El Príncipe Valiente ha sido editado recientemente por Planeta de Agostini, en 26 tomos de formato europeo (21 x 30 cm) con unas 90 páginas a todo color por 8,95 euros cada tomo.

- La Editorial portuguesa Libros de Papel realiza una edición del Príncipe Valiente en castellano, que por problemas legales sólo puede adquirirse por correo. Hasta ahora ha salido hasta el tomo 3 de los 22 que completarán la colección. Para esta edición, cada plancha ha sido restaurada cuidadosamente para mostrar todos los detalles del dibujo, y han sido reproducidas a un tamaño similar con el que fueron publicadas por primera vez en los enormes periódicos norteamericanos (35 x 27 cm), en blanco y negro al no disponer del color original. Cada uno de estos tomos tiene unas 110 páginas y cuesta 25 euros.

- Para conocer más sobre el Príncipe Valiente, se pueden leer las entradas sobre esta obra en el blog de Rafael Marín (traductor de la edición de Libros de Papel).

9 cucamonas:

wachinayn dijo...

A mí desde luego este tebeo me está encantado. Lo estoy leyendo poquito a poquito en la fantástica (aunque en blanco y negro) edición de Manuel Caldas, la que sólo se puede pedir por correo. En mi opinión es prácticamente pefecta.

La mejor de las ediciones para un tebeo escrito hace tantísimos años y que ha envejecido tan bien.

Krysia dijo...

Yo el tebeo no lo caté mucho, aunque me gustaría. En cambio los dibujos los veía siempre (aún me acuerdo de la cancioncilla, sniff, qué tiempos).

Sir Lamorak de Gales dijo...

Anotado y el la lista de espera... tantas cosas que hacer y tan poco tiempo... y tan poco dinero...

Solo por curiosidad, que opinion te merece la pelicula con personajes de carne y hueso?
http://www.imdb.com/title/tt0047365/

Ya se que es antigua y tal, el cine de aventuras de Hollywood en los 50 era todo carton piedra, pero al menos tenias a James Mason haciendo de malo :)

Sir Camoran dijo...

Pues reconozco que ahí me pillas. Hay dos películas del Príncipe Valiente, y no he visto ninguna.

La primera es del 54, y he oído que está bastante bien, aunque no sé hasta qué punto será coherente con el cómic. La segunda creo que es del 97, y por lo que he leído, hay que huir de ella como la peste.

Por si te sirve de referencia, Carlos Boyero, un crítico de cine bastante famoso, habla bien de la más antigua:
http://www.elpais.com/edigitales/entrevista.html?encuentro=3157&k=Carlos_Boyero

Irene dijo...

A mi también me gustaban mucho los dibujos del príncipe valiente. Y la verdad, hasta que no vi el tomo ese gigante no se me había ocurrido nunca pensar que estuvieran basados en un cómic de hace tantos años.

Deimar dijo...

No me parece demasiado mala la pelicula, bastante mejor que otras cosas que andan por ahi sueltas con mas presupuesto (relacionado con el mundo arturico me ha venido a la mente El Primer Caballero que es malilla :P). ADemas, sale la doctora rubia de Anatomia de Grey... que mas le puedes pedir a una peli? :p

Sir Camoran dijo...

Pues supongo que las duras críticas serán porque no tiene mucho que ver con el cómic, aunque sea una buena peli de aventuras.

Fonta dijo...

Del príncipe valiente sólo conocía la serie de dibujos y el afamdo juego de rol. La serie me daba muy mal rollo, no recuerdo por qué, pero me provocaba desagrado (aka ganas de vomitar). Pero después de leer algunos cómics antiguos de Elric y Corum (y los que tenía por ahí mi padre del Jabato y no recuerdo qué más personajillos españoles...), siento curiosidad por esto, no todo es Bendis, supongo!

LF Sharing... (Trigo-sama? :P)

Ternin dijo...

A mi me ocurrió lo mismo con el Capitán Trueno. Qué veranitos...