The wireless evolution

martes, 11 de marzo de 2008

A veces, el que aparezca en tu cara una sonrisa de oreja a oreja, depende sólo del descubrimiento de detalles. (¡Ha dicho Golf Course Of Course!, ¡Nos han enlazado desde menéame!). Este fin de semana descubrí uno de esos detalles que te hacen sonreír y quería compartirlo con vosotros:

Buscar por los cajones de mi habitación en casa de mis padres siempre tiene alguna sorpresa. Puedes encontrar la calculadora que nunca ha funcionado y que de pequeña utilizaba como si fuera un superordenador, o el reloj de pulsera en el que me imaginaba que se veía la tele (y que por supuesto también me servía para comunicarme con mis compañeros de misión), o la “moneda de la suerte” que llevé durante varios años en mi estuche del colegio.

La verdadera sorpresa llegó cuando cogí de nuevo esa moneda, y vi qué había grabado en ella.

Ameritech: The wireless evolution

El momento en que vi el reverso de la moneda, es el momento del que os hablaba, ese momento en el que aparece la sonrisa de oreja a oreja: Había una serie de fechas y de modelos de teléfono. Y además hablaba de “The wireless evolution”. Y entonces descubrí cuál era el verdadero motivo que me había impulsado a estudiar Teleco. ¡Mi moneda de la suerte fue la que me metió esas ideas en la cabeza!

Ejem, bueno, a lo mejor no… Pero, ¿a que a vosotros también os habría aparecido una sonrisa de oreja a oreja si hubiérais descubierto algún detalle parecido?

4 cucamonas:

Sir Lamorak de Gales dijo...

Los griegos lo llamaban destino :) y no podias hacer nada contra el, ja ja ja... esto me recuerda un paseo por Londres. Llegando a la sede de BT hay una placa conmemorativa de la primera transmision inalambrica transoceanica hecha por Marconi. Naturalmente le saque una foto esperando a publicarla en el Blog.

Carlos dijo...

El destino decidido por una moneda. Aun más ¡escrito en una moneda! En fin, para que veáis quien es más friki en la pareja...

wachinayn dijo...

<Insertar comentario off-topic sobre como Tesla fue al que se le ocurrió lo de usar la atmósfera como conductor y la patente de la radio y blablabla />

Enhorabuena por tu primera entrada, Irene. La verdad es que me da un poco de miedo que tu destino haya estado marcado por una simple moneda. Aunque la verdad es que conozco gente que eligió literalmente la carrera que iba a estudiar tirando una moneda al aire (o un dado si eran más opciones).

Julián dijo...

Madre mia, no tenías que haber puesto lo último y te había quedado una entrada de esas que dices... joder, mira lo que son las cosas, estudió Teleco por una moneda... tengo que tener cuidado con lo que le de a mis futuros hijos...

es que loo estabas contando como si fuese una película.

PD: Menos mal que no jugabas con porros... que si no... hubieras acabado estudiando Arte!!!!