Retrogames: Juegos de rol de ayer y siempre (V)

martes, 2 de diciembre de 2008

En un descanso obligado de mi conquista de Rasganorte Northrend (DK!!!!!), he sacado un poco de tiempo para escribir una entrega más sobre juegos de rol de ordenador. Además, esta entrada va a tener mucho merito porque voy a intentar no hacer demasiadas bromas malas con el nombre del juego de rol en el que está basada esta trilogía (que como ya mencione... estas cosas nunca vienen solas :p). Hablo de la trilogía de los reinos de Arkania, y del juego de rol en el que están basados: El ojete negro Ojo Oscuro (Das Schwarze Auge).

La versión alemana de los enanos, elfos y hobbitillos

Antes de hablar de los juegos, conviene explicar un poco algo sobre este tercer ojo El Ojo Oscuro, aunque lo cierto es que yo jugué a los juegos de ordenador mucho antes de saber que estaban basados en un juego de rol (cosa que descubrí porque unos amigos se compraron el libro en un viaje a Alemania y al verlo descubrí el mismo logo en el libro que en los juegos, el del agujero negro Ojo Oscuro). Das Schwarze Auge es un juego de rol alemán que además es el más vendido y jugado en dicho país, superando a todos sus competidores por mucho, incluyendo entre ellos a D&D. Se han lanzado 4 ediciones diferentes del juego, siendo la cuarta (2002) la única con traducción al inglés (aunque la primera curiosamente está traducida al francés y al italiano... por cierto que me da que esta es la que yo he visto y casi jugado en papel :p). El juego se desarrolla en el continente de Aventuria (que se tradujo como Arkania y que más tarde volvió a esta versión para asemejarse más al original en alemán) del mundo de Ethra, donde múltiples razas luchan una batalla continua por la supervivencia. Desde varias clases de humanos hasta los típicos elfos y enanos de la mitología fantástica (aunque lo del elfo semi-orco es curioso :p), pasando por Ogros, Orcos, Goblins y demás fauna, aunque dando un tinte bastante fuerte de leyendas nórdicas a todas las razas y culturas. El sistema de creación de personajes en esta última edición se basa en la distribución de unos puntos de generación que se dan al crearlo, y que se van consiguiendo al jugar aventuras. Dichos puntos se deben invertir en comprar la raza, la ocupación y la cultura, así como se emplean también para comprar atributos y habilidades. Así, no existen niveles propiamente dichos, sino que la progresión de un personaje la marcan los puntos de generación que haya ganado a lo largo de sus aventuras y que se pueden emplear libremente en subir tanto los atributos como las habilidades, haciendo que los personajes sean más o menos equivalentes. Pero todo esto nos da un poco igual porque los juegos están basados en la tercera edición de Das Schwarze Auge ;).

La trilogía nórdica o trilogía de Realms of Arkania son una serie de tres juegos desarrollados por Attic y traducidos al inglés por Sir-Tech, basados en la tercera edición (limitada) de Das Schwarze Auge. Los tres tienen una mecánica bastante similar y las diferencias entre ellos son poco apreciables a nivel del interfaz de usuario o incluso a nivel gráfico (aunque se nota la diferencia entre el primero y el último, para los 5 años de diferencia entre ellos no es tan grande como cabría esperar), siendo la principal diferencia la historia desarrollada en cada juego. Así, en cada juego encarnaremos a un grupo de 6 aventureros dispuestos a detener a quien quiera que este amenazando el destino del mundo. La creación de los personajes se basa en la distribución de puntos entre 7 atributos positivos y 7 negativos (el subir un atributo negativo nos da puntos para subir los positivos, y el bajarlos nos los quita... por supuesto, bajar un atributo positivo no hace nada salvo hacerte quedar un poco mal :p). Las habilidades se derivan de la combinación de 3 de estos atributos, y están definidas por la clase que escojamos (disfrutando de una amplia gama de ellas, hasta 9 si no recuerdo mal).

Así, una vez creado nuestro grupo, entramos al mundo donde observamos que los desarrolladores cogieron varias ideas de juegos de rol de éxito de la época (como el inventario de Eye of the Beholder o el interfaz de Might & Magic). La perspectiva normal del juego, se una vista en 3D que utilizaremos para movernos por ciudades y mazmorras al más puro estilo de los juegos mencionados. La otra forma de movernos, será sobre un mapa en 2D, que utilizaremos para movernos entre zonas, donde podremos movernos en la dirección que queramos y explorar hacia donde consideremos necesario como si estuviéramos en una partida de rol de mesa. Durante este modo, nos encontraremos varios eventos aleatorios y fijos, que amenizarán el viaje y que además, consiguen tener cierto interés (incluso los aleatorios). Los enemigos no son visibles en ninguno de los dos modos, por lo que nos limitamos a los encuentros aleatorios que todo jugador de Final Fantasy ha llegado a odiar. Una vez entramos en combate, la perspectiva cambia a una isométrica, y el combate se desarrolla por turnos como los de los juegos de la caja dorada, pero disfrutando de muchas más opciones de combate, y es que hasta los guerreros tienen un montón de cosas que hacer durante un combate. Quizá el punto flaco del sistema de combate sean los hechizos, que no disponen de ninguna descripción y cuyo nombre está en la lengua de Arkania (que al menos alguien que no haya jugado nunca al juego de rol, no va a conocer... y no, tampoco venían explicados en el manual, por lo que acababas averiguando que hacía cada uno mediante prueba y error.. a ver que hace Squearterlolrlly...). Quitando ese defecto, el sistema de juego cumple su función y es práctico y no es molesto.

A mi personalmente lo que más me gusta de estos juegos, aparte del sistema de combate, es que es son juegos en los que no puedes aburrirte. Vayas donde vayas, hagas lo que hagas te encuentras con gente interesante que te propone acertijos, tratos, negocios no muy legales o acciones heroicas (que no siempre tienen que ser recompensadas, a mi me echaron de un pueblo por salvar a un elfo al que iban a quemar... por ser un elfo :p). Las historias son más o menos adultas, y el ambiente es bastante oscuro (como ya digo, temas como el racismo, el fanatismo o la prostitución se pueden encontrar en cualquiera de los juegos). Los puzles son bastante clásicos pero variados, yendo desde los de tipo Bard's Tale de responder enigmas a los Eye of the Beholder de "traiga usted el objeto X al hueco Y". La parte más odiosa del juego para mí es el sistema de peso y el de hambre. A mucha gente le parecerá que añade algo de realismo al juego que tu personaje de fuerza raquítica solo pueda llevar una túnica (solo si es de seda y se la sostienen, que si no se dobla y se parte la espalda del peso), pero a mi me parece una mecánica odiosa que lo único que consigue es que acabes gastando tiempo en calcular la relación valor/peso de los objetos para decidir qué te quedas y qué no. Del sistema de hambre mejor no hablar, pero eso de tener que parar cada poco rato a cazar o de tener que cargar con kilos y kilos de provisiones es un coñazo impresionante (también se puede pescar y recoger plantas :p). Hay que mencionar el sistema temporal, y es que las situaciones que podemos vivir varían no solo con la hora del día, sino con el día de la semana y del año en que nos encontremos. Así, podemos llegar a un pueblo en domingo y encontrárnoslo desierto porque están todos en el templo, o volver al domingo siguiente y encontrárnoslos a todos de fiesta porque es el solsticio de verano (bueno... aclarar que esto se refleja en los textos e imágenes que nos mostrará el juego, porque lo que se dice ver a alguien paseando por la vista 3D no lo vas a hacer :p). Como nota final, al finalizar cada juego se nos permite guardar nuestro grupo para poder utilizarlo en las secuelas.

Realms of Arkania: Blade of Destiny (1992 en alemán, 1993 en inglés) es la primera entrega de la trilogía. En ella, un jefe orco ha unido a todas las tribus orcas para conquistar Thorwal (la zona vikinga de Arkania), y un jefe vikingo Thorwaliano nos contrata para encontrar la mítica Blade of Destiny para derrotar al jefe orco. Como todo buen objeto mágico que se precie, la espada desapareció tras la muerte de su último portador, por lo que el grupo debe reunir un mapa que les guie hasta la espada y con ella derrotar al jefe orco, todo ello en un espacio de 2 años de juego (momento en el que la horda conquista todo el territorio). Y esa es toda la información que se nos da, el resto del juego consiste en buscar pistas por todas las zonas del mismo, hablando con enanos, elfos, humanos e incluso orcos en una carrera contrarreloj y en un mapa bastante grande (no de tamaño Morrowind, pero bastante grande y con bastante libertad para la época).

La segunda entrega, Realms of Arkania: Star Trail (1994), transcurre justo tras los eventos de la primera. Tras su fallida invasión, los orcos deciden dedicar sus esfuerzos a la conquista de otra zona. Para evitarlo, un señor elfo nos encarga la misión de encontrar la salamandra de piedra, un antiguo objeto símbolo de la amistad entre elfos y enanos que permitiría rehacer dicha alianza frente a la invasión orca. También menciona que estaría guay recuperar una fabulosa hacha arrojadiza llamada Star Trail, aunque con menos ímpetu :p. Al poco de irse el elfo, otra persona intentará sobornarnos para que dediquemos nuestros esfuerzos a la caza del gamusino, tras lo cual se irá. Eso son los 30 primeros segundos de juego, y nos volvemos a encontrar frente a la misma situación que en el primer juego, un par de objetivos por cumplir, ninguna pista, y un mapa enorme que explorar.

La tercera y última entrega, La Sombra sobre Riva(1997), es la única que se tradujo al español. Este juego llego a alcanzar cierta notoriedad cuando se lanzó aquí, tanto que es el culpable de que me comprase los dos primeros (aunque como no completé ninguno, me dio algo de pereza comprarme este... que la exploración esta bien, pero al final suelo preferir juegos en los que me den menos libertad y más objetivos a corto plazo, razón por la que en ninguna de mis repetidas partidas de Morrowind lo he acabado :p). La principal diferencia respecto a los anteriores es que toda la acción se desarrolla dentro de la ciudad de Riva, pero resulta más grande y más llena de mazmorras que las zonas de los otros juegos. Aunque eso sí, el método de introducirnos no varía, sino que nos sueltan en la ciudad y es tarea nuestra descubrir que está pasando de verdad.

TLDR: Esta saga de juegos, pese a que no supuso ninguna revolución a nivel técnico, es una que muchos jugadores recuerdan con cariño, y es que probablemente se hayan hecho muy pocos juegos de rol de ordenador que consigan emular tan bien una partida de mesa. o que parezcan mundos tan vivos como los retratados aquí. Si sois capaces de pasar el pequeño obstáculo del sistema de juego de El Ojo Oscuro, os encontrareis unos juegos muy entretenidos que recompensarán el esfuerzo invertido.

4 cucamonas:

Carlos dijo...

Molaría que pusieses un par de links explicando cómo podemos conseguir esos juegos y qué tenemos que hacer para que corran en XP, Vista, etc.

En algunos casos será algo de dudosa legalidad, pero en otros lo mismo nos descubres algún recopilatorio de juegos retro, o animas a alguien a jugar al juego de rol propiamente dicho del ojo del.. digooo... de El Ojo Negro.

wachinayn dijo...

Supongo que serán abandonware y por tanto los podrás encontrar en páginas del estilo a Home of the Underdogs.

Pero sí estaría bien un tutorial para hacerlos rular en PCs modernos.

¿Entrada futura? :P

Deliath dijo...

"(...) por lo que nos limitamos a los encuentros aleatorios que todo jugador de Final Fantasy ha llegado a odiar."

... Pues a mí me gustan... :(

Deimar dijo...

Deliath... eso es que no has jugado suficientes :p (de hecho, encuentro que los del Crisis Core sobran por todas partes :p)

Carlos, estoy pensando hacer una entrada dedicada a solo a eso, a ver que encuentro, pero paginas como la que ha dicho wachi no son dificiles de encontrar.