Los Ayvás de Bea nº 3 - Soul Eater: Y eso, ¿cómo se come?

jueves, 4 de septiembre de 2008

Pues básicamente como todo. Abres la boca, masticas y te tragas el alma Pero sólo cuando son una especie de fuego fatuo con pinta de espermatozoide con sobrepeso. Aunque supongo que las almas sólo tienen esa forma cuando vives en un mundo cuyo sol tiene una boca enorme, unos rayos picudos como bola de pinchos sin cadena, y con la desagradable manía de babear cuando anochece y no puede mantenerse despierto. Es un sol que da mal rollo. Y la luna ni te cuento..

Eso amarillo que te mira detrás de la tía es " la Luna" >_<

Estoy hablando de un anime que se está retransmitiendo durante estos meses en Japón, con lo que a día hoy (2 de Septiembre) sólo han salido 21 capítulos de una serie que podría ser tan larga como Bleach si se lo propusiera. Y la verdad, mola mil veces más que Bleach de aquí a Lima. Y lo comparo con Bleach porque hay un Shinigami y porque va de almas. Pero ahí se acabó la similaridad.

Este es el escenario principal, la escuela Shibusen, iluminada por "el Sol" >_<

¿Y por qué la reseño? Porque es muy cachonda y me río mucho. Su humor es a veces terriblemente ácido y sarcástico, y eso es algo que resulta bastante refrescante cuando ya estás harto de tanta cara deformada y de chistes fáciles sobre narices que sangran de improviso. No quiero decir que en esta serie no los haya (tanto los chistes fáciles como las narices sangrantes), pero el dibujo es tan raro (y atractivo), los personajes son tan esquizofrénicos (hay un obsesivo compulsivo que es tremendo) y son tan puñeteros a veces haciendo coñas, que no puede dejar de sorprenderte.

El Casting. Y no me digáis que el del pelo blanco no se parece al vocalista de Gorillaz...

Tiene sus momentos dramáticos y de introspección de los personajes, pero es como si no se los tomaran demasiado en serio. No estoy diciendo que sea una serie totalmente cómica, pero todo está tratado con tanta socarronería y naturalidad que parece fuera de lugar. Y sin embargo no queda mal. No sé, mola. Y cuando sale un malo, el malo es realmente malo. O sea, es perverso, mezquino, retorcido... un verdadero Suzaku (o lo que es lo mismo, un verdadero hijo de tal. Para más datos os remito a Code Geass 1ª y 2ª temporada). Y eso me gusta.


Éste es el obsesivo compulsivo. ¿A que es entrañable?

Y de qué va? Psé, la verdad es que el argumento es un tanto manido y si lo cuento se le quitarán las ganas a más de uno, pero digamos que es una mezcla entre la ya mencionada Bleach, Harry Potter y la Chaqueta Metálica. Más o menos. Además, la canción del opening la hace T.M. Revolution, que me desquicia, pero como son los mismos qui hicieron el primer opening (y varios más) de Gundam Seed, pues tienen un huequito en mi corazón.




El Shinigami bailando a lo Pocholo en Ibiza me mata XDD...


5 cucamonas:

wachinayn dijo...

Comentarío estúpido (más de lo normal) nº1:

El opening mola, pero el karaoke está desincronizado con la música en los primeros versos. Lo siento, deformación profesional de fansuber. xD

Deimar dijo...

No viene a cuento pero... ending de Rurouni Kenshin de TM Revolution <3

Bea-chan dijo...

Dios, lo he visto y encima el videoclip oficial, y es ESPELUZNANTE. El cantante me tiene un aire a Raphael que tira para atrás. Mueve la cabezita para que se le mueva el pelo mientras lanza miradas "sexis" vistiendo una chaqueta de leopardito.

Deimar, por tus muertos, esto se avisa.

wachinayn dijo...

Has escrito "cabeZita"...

Y en la entrada antes ponía "eXpermatozoide"...

Corrector del Word, ven en mi auxilio.

Lezard dijo...

Jajaja, sí. Lo de expermatozoide casi me mata de la risa xDDDD. En un principio pensé que lo habías hecho a posta, pero luego vi que no. Bueno, un par de fallitos los tiene cualquiera.

En cuanto a la serie, sí, es una serie monosa donde las haya y un shonen muy poco convencional pese a no alejarse tan infinitamente de lo "típico". La recomiendo.