Deimar's people: Cassandra Peterson

martes, 2 de septiembre de 2008

En fin, se acabó el verano y las vacaciones... después de un par de semanas destruyendo lugares exóticos como Asturias, los monstruos vuelven a la carga, y esperamos volver a coger un buen ritmo de publicación. Así, amados aspirantes a monstruos, os pedimos perdón por este tiempo tan largo sin noticias. Para adaptarme a la vuelta a la isla, voy a empezar por volver a colaros un 2x1, que siempre viene bien empezar flojito para ir acostumbrándose, aunque este está un poco más pillado por los pelos que el último. En esta entrega, vamos a hablar de la mismísima dama de la oscuridad, o como a ella le gusta definirse, "la chica de vanguardia que tiene retaguardia". Hablamos del mito gótico por excelencia: Elvira, dama de la oscuridad.


Podría pasar por una ilustración de Luis Royo... ¡en serio!

¿Qué qué es eso de Elvira cuando he dicho que íbamos a hablar de Cassandra Peterson? Bueno, pues Elvira es el personaje más famoso de dicha actriz y todo un símbolo del movimiento gótico en EEUU. La joven Cassandra nació en un pueblo de Kansas y se crió en Colorado, lo que a este lado del charco significa nada o algo muy próximo a eso, pero para ella, que quería ser actriz, eran sitios condenados al desastre, así que en cuanto tuvo oportunidad, comenzó a viajar hasta que llegó a la ciudad del pecado, Las Vegas. Allí empezó a dar muestras de su deseo de destacar cuando se convirtió en la showgirl más joven de la historia de la ciudad(y el libro Guiness de los records puede atestiguarlo). De esta época (los 70s) son colaboraciones breves en algunas películas como "Diamantes para la eternidad" y una corta relación con el rey del rock, Elvis Prestley. Más tarde en esa década, decidió viajar a Italia donde fue cantante vocalista de un grupo musical, pero no tardó mucho en volver a EEUU. En 1981, los productores del programa de televisión Fright Night decidieron relanzar el programa y empezaron a buscar un sustituto para su presentador, que había muerto 5 años antes. Cassandra se presentó a la audición y la eligieron para presentar el nuevo programa llamado Movie Macabre que la lanzaría a la fama (en EEUU, porque lo que es aquí, quitando un par de frikis, no creo que la conozca nadie :p).

¡Maquillaje! ¡Maquillaje! La están viendo fuera del personaje ¡QUE ALGUIEN LO IMPIDA!!!!

El formato del programa consistía en emitir películas de terror que eran comentadas al principio por el presentador. Los productores dieron completa libertad a Cassandra para que hiciera su personaje, y esta se junto con un amigo y el resultado de sus ideas fue el personaje de Elvira. La nueva anfitriona del programa no tardó en ganarse al público de su programa nocturno con su escote hasta el ombligo, su maquillaje de drag queen, su pelo imposible, su habla socarrona y sus sarcásticos comentarios. Elvira solo emitía películas de serie B que eran objeto de burla antes de ser emítidas (sin dejarse a nadie, desde el director hasta el chico de los recados), teniendo la novedad de que además, paraba la película durante la emisión para reirse de las escenas (como si estuvieras en casa con los colegas vaya :p). De hecho, y ya que al poco le dieron control creativo sobre el programa, evitó siempre algunos géneros de terror como el gore y se negó a presentar algunas películas. El éxito del programa no tardó en llegar y Elvira empezó a pasearse por programas de entrevistas, a realizar especiales para televisión y varios espectáculos que a día de hoy siguen sucediendo (su último programa consiste en buscar una nueva Elvira). También ha sacado dos colecciones de películas (VHS la primera, y DVD la segunda) de películas de terror especialmente seleccionadas por Cassandra y con sus comentarios con bastante éxito.

A más de uno le hubiera gustado pillarla así de atadita... en su día... que fue hace muuuuuucho ^^U

Con el éxito alcanzado, Cassandra hizo lo que hace todo el mundo... una película, de la que es co-guionista. Elvira, Mistress of the Dark(1988), que algunos ¿afortunados? han podido ver en España en Antena 3 al menos un par de veces, es una comedia no del todo mala (la tia presenta películas de serie B, tampoco esperéis un peliculón :p) que se ríe de esas mismas películas. La presentadora de televisión Elvira es despedida de su trabajo cuando recibe una carta avisándola de que su (hasta entonces desconocida) tía Emelda ha muerto, y que se la requiere en la lectura de su testamento. Elvira llega al pequeño pueblo rural de EEUU, de Emelda donde imperan la doble moralidad, la hipocresía y el puritanismo, e inmediatamente casi todo el pueblo (al menos la totalidad de la parte femenina y algo de la masculina) choca con el carácter mordaz ,alocado y picante de Elvira, que solo quiere saber que ha pillado del testamento y largarse a gastarse el dinero. Pronto sus planes se ven truncados cuando en el testamento lo único que obtiene es una vieja mansión en el pueblo, que su recién descubierto tío quiere comprarle a toda costa. Pronto descubre que su tía era una bruja, y que su malvado tío quiere conseguir su libro de hechizos para dominar el mundo (lo típico). Como ya he dicho, no es ninguna maravilla, pero es entretenida y tiene algún detalle bastante gracioso, una película para ver en compañía. En el año 2000, y tras varios intentos infructuosos de sacar adelante una secuela, se estrenó Elvira's Haunted Hills, que la propia Cassandra y su (ahora ex) marido produjeron de su propio bolsillo, rodando casi exclusivamente en Rumanía y ambientada en 1851.

Finalmente (y si os lo preguntabais, este es el 2 del 2x1 :p), su sombra no pasó desapercibida al mundo de los videojuegos, teniendo un par de pinballs, algún arcade (bastante malo, al menos el de Accolade) y varios juegos de rol. Con nombre homónimo al de la película, Elvira, Mistress of the Dark (VG)(1990) nos pone en el papel del aspirante a novio de Elvira. Al comenzar el juego, una postal de Elvira nos invita a acompañarla un fin de semana a su castillo. Al llegar, pronto descubrimos varios seres de ultratumba que se nos acercan con aviesas intenciones, aunque solo nos encierran en una celda, de la que nos saca la misma Elvira, que nos explica , sin dejar de lanzarnos comentarios sarcásticos, que su malvada tía Emelda ha lanzado un hechizo sobre el castillo y la ha encerrado dentro, por lo que debemos aceptar el papel de héroes al rescate y destruir a la bruja, para lo cual debemos conseguir varias llaves que nos permitirán abrir el cofre que contiene lo único que puede matar a Emelda. El argumento no es la parte fuerte del juego. Tampoco lo es el combate, una suerte de sistema de turnos con tiempo limitado en el que debemos atacar o defendernos. Me explico, quién empieza atacando depende de la agilidad de los dos. Solo tienes dos opciones de ataque, arriba o abajo, y si acertamos, hacemos daño y volvemos a atacar, mientras que si fallamos pasamos a la defensa, otra vez con dos opciones, defender arriba o abajo. El combate es bastante trivial, ya que los gestos de los enemigos al atacar son bastante marcados y aunque hay algunos que atacan realmente rápido, no es difícil pararles y pasar al ataque. Si la historia y el combate no son buenos...¿que es lo importante? Los puzles y el sistema de hechizos. El segundo es curioso, el manual nos presenta un pequeño libro de hechizos con ingredientes para cada hechizo. Los ingredientes los encontramos por el castillo, y al llevárselos a Elvira en la cocina del castillo, ella los mezcla y nos los "da", siendo la principal dificultad encontrar en el castillo los ingredientes. El juego se desarrolla en primera persona con movimientos bruscos (es decir, casillas y giros de 90º) y en cada pantalla debemos buscar los objetos que podemos usar... esto a veces acababa derivando en hacer click por toda la pantalla y luego acceder al inventario de la habitación, pero en general no es mal sistema, siendo quizá el único problema que los objetos están prefijados, y en especial los ingredientes de cada hechizo se encuentran una sola vez en el juego, por lo que sólo podremos mezclar una vez cada hechizo (aunque algunos vienen con cargas). Quizá sea la nostalgia, pero de este juego recuerdo con mucho cariño los puzles, como tener que encontrar una ballesta (y virotes, que no estaban con la ballesta por cierto :p) para pasar al halcón del jardín, afilar un trozo de leña para poder matar al vampiro del segundo piso o la infinidad de puzles que había por todo el castillo.

La segunda parte, Elvira II, Jaws of Cerberus(1991), nos vuelve a poner en el papel de novio de Elvira (otro... suponemos que al primero le dio un ataque al corazón o simplemente no quiso saber nada de Elvira :p) cuando Cancerbero, el perro de tres cabezas guardián del infierno ,irrumpe en los estudios de cine creados por Elvira (construidos sobre un cementerio indio... no es coña) y la secuestra. Cogiendo el libro de hechizos de Elvira por banda, nos disponemos a adentrarnos en los estudios. La primera diferencia con el primer juego es que ahora podemos escoger clase... la pena es que los chicos de Accolade no supieron implementar bien esta nueva posibilidad ya que el lanzador de cuchillos es simplemente superior al resto. La segunda es que ya no necesitamos a Elvira para mezclar los conjuros, de hecho, ya no necesitamos ni el caldero. La nueva gracia del sistema de hechizos está en descubrir lo ingredientes, lo cual a veces requiere cierto pensamiento creativo, es decir, mientras que en el primer juego los ingredientes estaban muy definidos (si pedia mandrágora, había una mandrágora en el juego seguro), en esta entrega la definición de los ingredientes es mucho más vaga, pidiendo cosas como algún sistema de almacenamiento, algo que de buena suerte o un combustible (la bola de fuego, creada con papeles, basura y un bote de laca), siendo una de las gracias descubrir que objetos valen para cada hechizo. Se hace más hincapié en el valor de los atributos, que ahora juegan un papel más importante (la inteligencia te permite obtener más copias de los hechizos al mezclarlos y más experiencia, la vitalidad te da más puntos de vida, etc...), el problema es que los atributos no físicos aumentan lanzando hechizos (razón por la que el lanzador de cuchillos es la mejor clase, ya que empieza con el valor más alto de fuerza y vitalidad). El combate deja de ser por turnos, ahora el cursor se convierte en una espada y atacamos al monstruo en la zona donde pulsemos el botón izquierdo (los monstruos son vulnerables en ciertas partes del cuerpo... por ejemplo el warlock es débil cuando le pegas en el ojo), y con el botón derecho podemos bloquear ataques, aunque en general, puedes destrozar el ratón pegando en la zona vulnerable y si tienes suficiente nivel, aniquilar a los monstruos antes de que te peguen. El juego está dividido en 4 zonas: los estudios, con sus zonas de oficinas, parking, entradas, zona de calderas... y 3 platós, correspondientes a películas que se estaban rodando y donde los escenarios han cobrado vida, siendo una casa encantada, un cementerio y un laberinto de túneles. El juego se triplica en tamaño respecto a la anterior entrega, y las coñas con las películas de serie B aumentan de forma exponencial, siendo algunas referencias realmente brillantes (por ejemplo, en el nombre de los platós: El beso de la araña, La casa encantada y Vino de más allá de la tumba, que son variaciones de títulos de películas de serie B).

Finalmente, y aunque no tenga relación con Elvira pero por terminar la saga también lo mencionaré, Accolade lanzó en 1992 Waxworks, al que todo el mundo miró como sucesor moral de la saga de Elvira. El sistema de exploración es igual que en los Elvira, y el sistema de combate igual que el de Elvira II. Sin sistema de hechizos, esta vez encarnamos a un hombre cuyo tío acaba de morir y, en una carta en su testamento, nos explican que nuestra familia sufre una maldición, ya que todas las generaciones nacen gemelos, siendo uno bueno y uno malo. Además, nos lega el museo de cera familiar (nunca te legan un bonsái o una playa en Acapulco, siempre es un museo de cera o una casa encantada o un castillo... sigh...), donde a través de las escenas representadas, debemos viajar a diferentes épocas encarnando al gemelo bueno de cada generación y vencer al malvado. Así, visitaremos las pirámides de Egipto encarnando a uno de sus arquitectos, el Londres victoriano encarnando al gemelo de Jack el Destripador, un cementerio y una mina situada en el futuro. Cada época es una situación completamente aislada del resto, por lo que podemos resolverlas en cualquier orden, y tiene sus propios objetos que no se pueden mover entre épocas. A mi me parece el peor de los tres ya que se pierde un poco el toque humorístico de los otros dos y está mucho más centrado en el combate que en los puzles, pero hay mucha gente que lo tiene en muy buena estima e incluso opinan que es el mejor. En cualquier caso, la saga es imprescindible para todos aquellos que gusten de las películas de terror, de los buenos juegos de rol o incluso de los amantes de las aventuras gráficas.

Y esto ha sido todo por hoy, permanezcan en sintonía para la siguiente entrega de la gente de Deimar, en bat-día indeterminado, a distinta bat-hora, pero, eso sí, en el mismo bat-canal. (Nuestros abogados me obligan a decir que no garantizamos que de verdad vaya a haber una próxima entrega :p)

3 cucamonas:

wachinayn dijo...

Yo sólo he jugado al Waxworks (cuando era muy chico) y me temo que tengo que reconocer que el juego me daba mucho miedo. xD

Bea-chan dijo...

Al ver la carátula de la BSO creo recordar que vi la peli en algún momento de mi vida. Pero no la recuerdo!! Lo que recuerdo es la combinación entre elvira y la tía de la antorcha. XD

Anónimo dijo...

El mito gótico por excelencia es Vampira. Aunque esta esta mas buena! Menuda retaguardia!