El mundo no se va a acabar en Agosto... De verdad.

domingo, 6 de abril de 2008

Últimamente parece que está muy de moda temer que la puesta en marcha del impresionante LHC genere un montón de sucesos terribles que acaben con el mundo.

Pero, ¿qué es el LHC? El LHC (Large Hadron Collider) es un acelerador de partículas que está siendo construido en estos momentos cerca de Ginebra, en Suiza, por el CERN, que es la Organización Europea para la Investigación Nuclear. Este acelerador, el más grande jamás creado, consiste en un anillo de casi 27 kilómetros de longitud mantenido a temperaturas de aproximadamente 2º K (es decir, 271 grados bajo cero de los que vemos en el termómetro). Dentro de este anillo se mueven, en sentidos opuestos y por caminos paralelos, dos rayos compuestos de partículas que acabarán chocando el uno con el otro. El choque de estas partículas, a las velocidades a la que lo hacen (muy cercanas a la de la luz) permite a los científicos que las observan obtener información sobre la estructura del universo que de otra forma sería imposible, pues poniendo a partículas en situaciones extremas se les obliga a "mostrar" ciertas propiedades.

El LHC en todo su esplendor.

Mediante este sistema se podrá, con suerte, demostrar la existencia de ciertas partículas elementales (especialmente el famoso Bosón de Higgs) que hasta ahora sólo habían sido teorizadas, pero que ciertos modelos predicen que deberían existir. Para que nos hagamos una idea, es como cuando a finales del siglo 19 y principios del 20 se iba rellenando la tabla periódica de los elementos. Se sabía que había ciertos elementos que tenían que encajar en los huecos, pero aún se estaban encontrando.

Por tanto, el LHC muy probablemente propiciará grandes avances en la física cuando empiece a funcionar, puede que incluso ayudando a definir una teoría del todo o a demostrar definitivamente cuántas dimensiones tiene el universo.

Sin embargo, algunos tienen otras preocupaciones. Piensan que la activación de este ingenio lo que causará no será precisamente el avance de la ciencia, sino el fin del mundo. ¿En qué se basan? Afirman que, al reproducirse unas condiciones tan extremas, se podrían desencadenar ciertas situaciones "especiales" que conllevarían un gran peligro para la existencia del planeta Tierra. Teorías como estas hay muchas, pero detallaré ahora las dos más famosas, junto con una humilde explicación de por qué no hay que preocuparse por ellas:

Amenaza 1: Los microagujeros negros: Es posible que al colisionar entre sí dos partículas subatómicas a muy alta velocidad, se colapsen en lo que se denomina un microagujero negro. Los que defienden esta teoría dicen que dichos agujeros caerían hasta el punto de más gravedad (el centro de la Tierra) y se irían acumulando poco a poco hasta alcanzar una masa crítica que absorbiera todo el planeta, convirtiéndolo en un agujero negro ya en condiciones. Moooola.

Planeta Tierra engullido por microagujeros negros.
Nota: Puede que la imagen no se corresponda con la realidad.

Por qué no van a destruirnos: Hay un efecto llamado la Radiación de Hawking (necesaria para la conservación de información) que implica que un agujero negro radiará de forma que pierda masa poco a poco. Esta radiación tiene de particular que es mucho más acusada en los microagujeros negros, haciendo que se evaporen prácticamente en el instante en que se forman. Para refutar esto los partidarios de esta teoría del Armageddon apuntan a que la existencia de la Radiación de Hawking no está demostrada, pero muy convenientemente olvidan que la existencia de esta radiación se basa en las mismas leyes que justifican la creación de los microagujeros negros. Así que, resumiendo, o tenemos microagujeros negros y Radiación de Hawking, o ninguno.

Amenaza 2: Los "extrañitos": En este caso lo que se crearían no serían agujeros negros, sino strangelets (no he encontrado una traducción oficial, pero me encanta extrañitos así que me la apropio), que son pequeños fragmentos de materia extraña, cuya definición queda un poco fuera del alcance de esta entrada, pero quedémonos con que es extraña. Pues bien, estos extrañitos podrían tener la fascinante molesta propiedad de convertir en extrañitos toda aquella materia con la que entrasen en contacto, generando una reacción en cadena que convertiría en extrañitos a toda la materia que pillara cerca, como, por ejemplo, el planeta Tierra. Mal rollo.

Planeta Tierra dominado por extrañitos.
Nota: Puede que la imagen no se corresponda con la realidad.

Por qué no van a destruirnos: En el caso de que los extrañitos existieran, que no está demostrado, se producirían constantemente en las colisiones de alta energía que se dan, sin ir más lejos, en la superficie del Sol o de la Luna (que no tiene atmósfera). Y sin embargo, el Sol sigue siendo Sol y la Luna sigue siendo Luna, no masas de materia extraña. Los extrañitos, de existir, probablemente sólo podrían darse en condiciones más estables.

En resumen, que aunque me dejo otros posibles fines del mundo como la apertura de puertas a otras dimensiones pobladas por seres hostiles, los monopolos magnéticos o las partículas supersimétricas, con estos debería bastar. Si aún así estáis preocupados procurad cumplir con todos esos objetivos vitales que tenéis antes de Agosto. Yo no me hago responsable.

Aprovecho para dedicar la aparición del Bosón de Higgs a Virginia, su mayor fan, y para pedir perdón dos veces, primero por el robo de extrañitos, y segundo por el chapucero uso de la ciencia que he hecho. Si alguien ve algún fallo, que me lo corrija. ;)

15 cucamonas:

Nisa Arce dijo...

No me peguéis, pero, ¿ese acelerador es lo que salía en el libro de "Ángeles y demonios", verdad? (Sí, me lo leí... ya que me leí "El código Da Vinci", pues aproveché).

wachinayn dijo...

Sí, aunque no he leído la novela, estoy casi seguro de que es ése.

Más que nada porque en la web del CERN tienen una sección sólo para aclararlo.

Carlos dijo...

Joer, pues me rompes todos los esquemas. Pensaba cogerme todas las vacaciones en Junio, dilapidar todos mis ahorros, y luego faltar al trabajo hasta el Apocalipsis. Y ahora me dices que cambie los planes…

La verdad es que no había visto lo del descubrimiento de las partículas éstas como algo equivalente para la Física al descubrimiento de los diferentes elementos para la Química. Estaría bien, significaría que estamos al principio de hacer cosas a ese nivel, y que algún día podríamos arrancar en serio. Porque la verdad, ahora mismo parece que en la última mitad de siglo la Física ha avanzado bien poco, comparada con otras ciencias.

Railan dijo...

La realidad del trabajo en el CERN: http://xkcd.com/401/

Buen artículo, Trigo :)

Carlos dijo...

Gracias por el link, Railan, es el mismo que enlaza la PRIMERA palabra de la entrada :P

Railan dijo...

4 palabras con 4 links... me los salté! xD

Pero creo que el de xkcd no iba por los flipaíllos esos de EEUU que habían denunciado al CERN

wachinayn dijo...

Cierto, ese chiste no es sobre el fin del mundo, pero me hacía mucha gracia y quería enlazarlo. :P

Pater dijo...

el post mola...como me molan los pre-apokalipsis y todas sus variantes :P

pero esto iría en contra de la idea del fin del mundo en el 2012... a ver si se ponen de acuerdo! XD

saludos^^

wachinayn dijo...

Jajaja.

Sí, lo del fin del mundo en el 2012 es porque en ese año se acaba el calendario Maya. Pero es una tontería, porque el calendario Maya es cíclico y lo único que hace es volver a empezar.

Es curioso todo el tema este de los fines del mundo. xD

Alfrodo dijo...

Entonces, ¿no habrá un mutante gigante de color azul con su cuadrilla (grandes fans de San Juan) que azotará el mundo en el futuro?

Jo.

Anónimo dijo...

hoygan pues no digan que yo vi un documental en la bebesé donde desían que unos sientíficos locos en new york iban a acabar con el mundo sin que lo pudiéramos remediar no

samuel dijo...

Creo que el microagujero negro iría horadando la tierra como un queso de gruyere, oscilando en torno a su centro y frenándose progresivamente. Claro que, más allá de que haya o no evaporación por radiación Hawking, la gracia del microagujero negro es precisamente que es micro- , así que eso unido a la debilidad de la interacción gravitatoria hace su influencia a unos pocos mierdametros (nuevo submúltiplo) despreciable frente a otras fuerzas.

Sobre los "extrañitos" (me ha molao), además de improbables, sólo serían peligrosos si tuvieran carga negativa, lo que atraería a los núcleos atómicos convirtiendo en cadena toda la materia ordinaria en materia extraña. Claro que... ¿entonces por qué no nos hemos convertido aún en materia extraña?

En fin, al parecer hay otro par de resultados inesperados que podrían surgir del experimento y acabar con el Universo: monopolos magnéticos (que por algún motivo también transmutan todo lo que esté a su alcance) y partícular supersimétricas (SUSY's) de las que corresponden al modelo actual, algo así como el reverso oscuro de la Fuerza. Por cierto, si strangelet es extrañito, SUSY será... ¿Susana? -que además viene en la RAE-

Anónimo dijo...

Buen artículo, está muy bien explicado. Por cierto, hay hasta una novela en español sobre el tema Materia Extraña, de Espasa. Parece que la ha escrito un físico del CERN. Por lo menos el primer capítulo parece menos chorrada que ángeles y demonios. Está colgado en www.materiaextrania.com

wachinayn dijo...

En general no estoy en contra de que se inventen toda la pseudociencia que les de la gana a los autores para escribir novelas. Al fin y al cabo son obras de ficción, y si la invención sirve para mover la trama, bienvenida sea.

Lo malo es que luego hay gente que se cree lo que pone en dichas obras como si fueran documentos científicos.

Y sí, parece que el autor de ese libro ha trabajado en el CERN y es un científico, pero eso no implica que lo que ponga en una obra de ficción sea necesariamente cierto.

Aunque claro, hablo sin haber leído la novela, igual todo lo que cuenta es real, pero por la pinta que tiene el trailer de la web me da la impresión de que hay más fantasía que ciencia. He de decir, sin embargo, que el libro tiene una pinta muy buena.

wachinayn dijo...

Vi ayer este video (en inglés) en el que preguntan a gente de la calle (en EEUU) qué opinan del hecho de que el LHC pueda destruir el mundo.

Curioso.